Nuestro encuentro de febrero

Nuestro encuentro de febrero

Facilitasana es un grupo, un grupo como los que nos gusta tanto facilitar. Hemos dedicado el fin de semana 17 y 18 de febrero a un encuentro interno, como 3 o 4 veces al año. Además de espacios de trabajo facilitados, cuidamos de encontrarnos en un contexto de convivencia, en esta ocasión, en Biovives, en Elche. Desayunar, comer, cenar, cocinar, charlar, jugar, reir, las funciones de la convivencia son multiples y nos ayudan a entrar en los procesos a la vez que aumentan la intensidad de los inevitables procesos. Evidentemente, tenemos espacios de trabajo facilitados, y tratamos entre tod@s de aportar nuestras habilidades al bien grupal. En esta ocasión, herramientas sistémicas, meditación, trabajo de procesos, comunicación no violenta, asamblea. Tematicas : organizarnos internamente para interactuar de la manera que deseamos con el mundo, nada más….nada menos! Y, como no, seguimos aprendiendo, seguimos pensando que nos equivocamos a veces. Como todo grupo, Facilitasana tiene conflictos. Como todo grupo, sentimos resistencia para abordarlos. Y finalmente abordamos algunos, con cuidado y honestidad, con todo el abanico de emociones, con lagrimas, con disculpas, con perdón, con amor, con abrazos, con humor… Ingredientes de la vida, ingredientes del todos los grupos, ingredientes de la facilitación, para saborearlo estamos aquí. Aquí teneis, una ventanita sobre nuestro grupo, un grupo. Os tenemos...

Dime como hablas y te diré …como escucho. Si tu me dices algo, entonces creo que yo te tengo que contestar. ¿Verdad? En ese dar y recibir permanente que proporciona la comunicación podemos encontrar importantes claves de nuestras relaciones y comportamientos tanto en nuestras relaciones publicas como en nuestras relaciones intimas. En el siglo XXI, con unas tecnologías que cada día proponen nuevas herramientas de comunicación e información, pienso conveniente cuestionar con regularidad nuestras modalidades de comunicación y tomar un tiempo para profundizar en las partes que nos resultan más complicadas. Porque nuestras emociones no se resumen a emoticonos, porque hablar no se resume a juntar palabras, porque escuchar mejor es mucho más sutil que subir el volumen, porque tu me importa y nuestra relación se merece una comunicación de calidad y de entrega. Entonces voy a parar ese ruido de fondo del día a día, voy a adoptar una postura cómoda, una respiración pausada, voy a pedirte permiso para dialogar y sé que pondremos lo mejor de nosotr@s para afinar nuestras frecuencias, y sé que así se podrá escuchar armonía del canto de nuestras voces. Decir y no decir, escucharte y escucharme, hacer de la comunicación una herramienta al servicio de nuestra relación, y así colaborar. Te invitamos a regalarte 15 horas de aprendizaje vivencial sobre comunicación con un grupo de personas comprometidas con el trabajo personal y...